CÓMO MARIDAR ENSALADAS Y VINOS

Como maridar ensaladas y vinos

CÓMO MARIDAR ENSALADAS Y VINOS

Cómo maridar ensaladas y vinos es algo que ya nos estamos preguntando de cara al verano.

Llega el calor y con él las ganas de alimentarnos más ligeramente por eso me parece importante saber cómo maridar ensaladas y vinos.

Casi todo el mundo sabe contestar a la pregunta de con que vino maridar la carne, el pescado, los postres … ¿pero sabrías maridar una ensalada teniendo cuenta la cantidad de ingredientes y/o elaboraciones que pueden llegar a tener?

Mi consejo es comprar vino blanco, ya que hay muchísimas variedades de uva y podremos acertar con nuestro maridaje además de elegir una bebida que se toma en frío con lo cual nos viene genial para combatir el calor y la sed.

Las ensaladas son de los platos más difíciles de maridar ya que pueden llevar un sin fin de ingredientes a la vez que de salsas.  De esta manera las ensaladas que solemos preparar en verano pueden variar tremendamente. Podemos elegir entre diferentes especies de lechugas u otras verduras de hoja verde como espinacas, judías verdes, canónigos … o hacerlas de pasta, arroz, patatas, quinoa o legumbres.

Una vez tengamos elegida la base pasamos a escoger el resto de ingredientes que no son pocos los que admite una buena y rica ensalada. “Infinitas combinaciones”. Podemos ponerle proteínas como carne, pollo, pescado, tofu … fundamentalmente y también quesos, huevos, frutos secos, frutas

Ensalada fresca de judías verdes

 

Ahora llega la hora de los aderezos que podemos ponerle a las ensaladas, combinadas con los ingredientes que hallamos elegido  también podemos optar por infinidad; clásico como la sal, el aove y el vinagre, salsas contundentes de quesos o natas, o “con cítricos” … que es lo más desaconsejable.

Pues para que resulte más fácil, el secreto está en medir el vinagre o los cítricos que añadís a vuestra ensalada. Cuanto menos, mejor, a la hora de maridar con un vino blanco o seleccionarlos suaves como el vinagre de arroz o del tipo balsámicos para que no interfieran de manera negativa con el sabor del vino que vamos a tomar ya que puede  hacer que éste pierda sabor y cuerpo al unirse con estos sabores ácidos ya que la acidez de una vinagreta mata los taninos del vino.

Por eso un truco es reducir la cantidad de vinagre (aun que si no se lo ponemos mejor) con la que se condimentan los vegetales y las ensaladas y sustituirlo por un aceite de oliva virgen extra que haga destacar todas las notas de nuestro vino.

La clave para escoger un buen vino blanco para maridar ensaladas y vegetales se centra en hacerlo compatible con el aderezo de los mismos principalmente, de esta manera podremos degustar todo sin interferencias tanto gustativas como aromáticas.

Otra fórmula de hacer que el vino no pierda ninguna de sus cualidades a la hora de tomarlo y combinarlo con ensaladas, es que las preparemos con frutas como manzanas, melón, peras, mango, papayas, uvas … etc.

Como habéis visto no hay razón para privarse de un buen vaso de vino blanco con una ensalada, sobre todo ahora que las ensaladas están de moda en el mundo healthy  y son algo más que un plato de lechugas que actúan para limpiar el paladar. Las ensaladas de hoy en día son las protagonistas del menú, llenas de sabores y texturas diferentes.

Platos de verano

28 comentarios

Comentar el Post