PREMIOS GASTROACTITUD 2019, COMPROMISO CON LA TIERRA EN SU IV EDICIÓN

Premios Gastroactitud 2019

PREMIOS GASTROACTITUD 2019, COMPROMISO CON LA TIERRA EN SU IV EDICIÓN

Premios Gastroactitud 2019 que reconocen la labor de pequeños artesanos y de sus productos gastronómicos de excepcional calidad.

La IV edición de los Premios Gastroactitud 2019 premio a las iniciativas de los productores más comprometidos con la tierra.

El pasado 27 de junio se celebraron unos de los premios gastronómicos que más apoyan a través de su trabajo diario la buena alimentación y el compromiso con la sostenibilidad.

La ceremonia se celebro en uno de los espacios de  Makro, que en su compromiso como socio de la hostelería, trabaja con total dedicación desde sus 37 centros en 15 provincias españolas, apoyando la gastronomía y la restauración tanto dentro como fuera de las cocinas.

El galardón conmemorativo del premio es un plato de cerámica elaborado por el artista Pedro León, del taller de cerámica madrileño Arte Hoy y cuyas vajillas se encuentran en las mesas de los mejores restaurantes de España.

Plato Compromiso con la tierra

 

GANADORES DE LOS PREMIOS GASTROACTITUD 2019

 

Alas de Campos (Pichón de tierra de Campos – Zamora)
Este proyecto, impulsado por Luis Alberto Lera (restaurante Lera) y gestionado por la Fundación Rehabitar Tierra de Campos, está destinado a recuperar el pichón y la cultura del palomar vinculada a este producto excepcional de Castilla y  León. Un proyecto que une la recuperación de los pichones (especie en riesgo de extinción) a su uso en gastronomía y contribuye a la fijación de la población rural.

Bodega Victoria Torres Pecis (Bodega. Isla de La Palma)
La bodega de Victoria Torres representa el coraje de quienes creen en su proyecto más allá de modas y tendencias. En palabras de Josep Roca sus vinos son la radiografía de la tierra, “plantas sin injertar, secano estricto, viñedos de 50 a 70 años, mantenimiento de las uvas locales”.

Panadería Panem (Madrid)
Hijos y nietos de panaderos, los hermanos García han apostado por el pan y la bollería de calidad en una ciudad tan rendida a las modas como es Madrid y desde mucho antes de la nueva ley que rige este alimento.  Su control de las levaduras y las masas es estricto. Se desmarcan de la dictadura de la acidez y reivindican el pan equilibrado y amable.

Conservas Rosa Lafuente (Pontevedra)
Hija de conserveros gallegos dirige la empresa familiar en la que también participan sus  cuatro hermanos varones. Lanzó la marca Rosa Lafuente, con productos de excepcional calidad de la ría de Arousa, con una imagen vintage y sus etiquetas rosas. Una forma de reivindicar el papel de la mujer en la industria conservera.

Cultivo Desterrado (Agricultura. Cádiz)
Después de conocer el éxito en la industria tecnológica Rafael Monge volvió a Sanlúcar de Barrameda para acercarse a la tierra y recuperar los cultivos tradicionales desterrados de los navazos sanluqueños. En un “navazo” (finca próxima a la playa) propiedad de sus padres, en el que aún se riega con “tollo” sistema que aprovecha el agua salobre que aporta el carácter especial a las verduras del navazo, cultiva guisantes de costa, coles, lechugas, plantas aromáticas…

Ganadería Biocoop  (Orense)
Cooperativa ganadera de la localidad gallega de Verín que aboga  por la ganadería ética y sostenible. Reconocen a los animales como seres vivos que forman parte de la naturaleza. Su objetivo es potenciar la ganadería ecológica de carne de vacuno preservando las razas autóctonas en peligro de extinción y su cría en extensivo mediante manejos respetuosos con los animales y con el medio ambiente. Entre sus proyectos más innovadores el lanzamiento de una línea de hamburguesas  100% ecológicas procedentes de las razas conocidas como las Morenas del Noroeste.

JC Mackintosh (Atún Rojo, Tarifa)
Esta empresa familiar ha conservado un arte de pesca minoritario absolutamente respetuoso con el mar y el medioambiente. Atunes rojos del estrecho, pescados con caña y sacrificados con el sistema Ikejime, método japonés que evita sufrimiento al animal y mejora la calidad de la carne. La familia Mackintosh pesca sobre pedido y respeta rigurosamente las temporadas y vedas.

Quesería Airas Moniz (Lugo)
Como ellos mismos afirman en su web, el proyecto “nace de la inquietud de tres personas, que aman su tierra y que quieren demostrar que a través de su pasión: los animales, el queso y el mundo rural, se puede invertir la tendencia existente en la actualidad del abandono de este”. Sus quesos han revolucionado el panorama de quesos gallegos y españoles. Pastas blandas o azules procedentes de leche de vacas Jersey criadas en libertad.

Trufas Alonso (Guadalajara)
No es la única empresa trufera de España pero sí es la que mejor ha trabajado la didáctica y cultura de la trufa, acercando este producto al consumidor de una forma fácil y transparente. Algunos de los mejores cocineros de España han confiado en Rocío Alonso y Javier Acedo, por la calidad de sus productos (trufas de todas la variedades, de cultivo propio o importadas) y el inmejorable tratamiento del mismo.

Nueces de Nerpio (Albacete)
El municipio de Nerpio ha estado desde siempre vinculado a las nogueras y las nueces. Este proyecto reune bajo una marca de calidad las nueces cultivadas en nogales centenarios y las ha acercado al consumidor dando al producto el valor añadido que permite a la sociedad cuidar de las nogueras, de su entorno y del medioambiente, al tiempo que preservan la producción de un alimento de calidad, cuyas cualidades nutricionales han sido contrastadas con estudios científicos.

Galardonados con los Premios Gastroactitud 2019

 

GASTROactitud, pasión por la gastronomía.

14 comentarios

Comentar el Post